Ahora que la compañía ha reforzado la seguridad de las comunicaciones, con un sistema de cifrado end-to-end, donde sólo el emisor y el receptor pueden tener acceso a las conversaciones, muchas empresas pueden estar tranquilas; pero ¿es realmente suficiente?, ¿de verdad pensamos que una solución gratuita es la idónea para asegurar nuestra información?

Amenazas a Whatsapp: phishing y malware

Son muchas las amenazas a las que se enfrenta el sistema de mensajería instantánea, la entrada de malware y mensajes de phishing que buscan la difusión entre el mayor número de usuarios para acceder a través de ellos a sus dispositivos y robar la información.

Requisitos legales

Y por otro lado, las conversaciones y llamadas no se guardan en los servidores de Whatsapp,  la compañía no mantiene los registros de los mensajes en sus servidores una vez han sido enviados y recibidos. Cada vez es mayor el uso que damos a la mensajería instantánea como vía de comunicación para transacciones comerciales o procesos de colaboración internos en las compañías. En caso de requerimientos judiciales o auditorías internas o externas, las empresas deben poder acceder al contenido de esas conversaciones, con la garantía de que no han sido alteradas.

Con estas puntualizaciones, decidamos cual es el uso que queremos darle al servicio de mensajería instantánea dentro de nuestra empresa, qué tipo de información se va a manejar, cuál es el nivel de control que queremos tener sobre ella y, entonces, solo entonces, sabremos si con Whatsapp, basta.