Los médicos colegiados dejan de ser víctimas
de los problemas del ‘spam’

CGCOM presta servicios tecnológicos a todos los colegios profesionales de médicos de España, entre los que se incluye la ventanilla única y el certificado digital en un modelo que tiende hacia el Colegio. Sin embargo, el correo basura puso al Consejo en serios aprietos, ocasionando pérdidas de información confidencial. La llegada de Spamina Email Firewall puso fin a esta situación, que implicaba para el usuario una pérdida de tiempo diaria en el borrado de emails.

«El correo se había convertido en una herramienta que generabe falta de confianza hasta que adoptamos Spamina Email Firewall. Este appliance nos permitía implementar regals capaces de filttrar los emails por IP, por asunto o por tipo de archivos, por ejemplo, y se puede fijar para toda la empresa o por usario»

Juan José Ávila, administrador de Sistemas de la institución

El Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) es el órgano que agrupa, coordina y representa a los 52 colegios oficiales de médicos españoles a nivel nacional e internacional, y tiene como función la representación exclusiva y la defensa de la profesión médica.

Al mismo tiempo, el Consejo presta soporte tecnológico a los colegiados que acceden a su correo y a la web desde cualquier provincia utilizando sus credenciales. El departamento de TI de CGCOM contaba con un gestor de correo basado en software libre, hasta que el spam se convirtió en un problema, según indica Juan José Ávila, administrador de Sistemas de la institución: «Sufríamos robo de cuentas que se utilizaban para lanzar ataques y éramos víctimas de phishing. Los usuarios accedían a dar información confidencial y pasamos a formar parte de listas negras». A este problema se sumaba la pérdida diaria de tiempo de los profesionales en el borrado de correo basura. Spamina cuenta con una funcionalidad especialmente útil para evitar que un usuario pierda erróneamente un correo válido. Cada día recibe un listado de los emails que el sistema ha catalogado como spam y si entre ellos aparece un falso positivo, se puede incorporar a su lista blanca.

CGCOM cuenta con dos máquinas en clúster, que prestan servicio de correo a 35.000 usuarios, una plataforma donde el firewall de Spamina comenzó a funcionar una semana después de iniciar el trabajo de migración de los usuarios. «Este proceso se hizo a nivel MSTP (Multiple Spanning Trees Protocol), de modo que no se migraron las contraseñas, para garantizar un mayor nivel de seguridad». El proyecto fue completado por Juan José Ávila y otro profesional de CGCOM y contaron con el servicio técnico de Spamina, «muy bueno», según la valoración del técnico. «En menos de media hora tienes solucionado cualquier problema y se agradece bastante un buen servicio, algo que no proporcionan todas las empresas», destacó.

No a la nube, de momento Spamina Email Firewall está disponible en versión cloud, pero es una opción que, por ahora, Ávila no contempla: 

«Trabajamos con máquinas físicas y recursos dedicados por filosofía propia y por algunas experiencias anteriores poco satisfactorias. Actualmente, estamos realizando una ampliación de capacidad de disco para disponer de una mejor gestión del correo, que aumenta progresivamente su volumen. Esta tarea se va alargar en el tiempo porque la estamos finalizando con todo el entorno en producción»

Juan José Ávila, administrador de Sistemas de la institución

En cuanto al retorno de la inversión (ROI) de este tipo de soluciones, lo más habitual es no disponer de cifras exactas. No obstante, el administrador de Sistemas asegura que el ahorro de tiempo que ha supuesto para todos los usuarios registrados se traduce, sin lugar a dudas, en un elevado ahorro económico: «Ahora pueden dedicar el tiempo de eliminar correos a otras tareas», apunta. Junto a esta solución, CGCOM contrató un servicio de auditoría de S21sec, destinado a evitar ataques de denegación de servicio, apoyándose en la herramienta QualysGuard, especializada en gestión de vulnerabilidades en toda la arquitectura TIC. El departamento de TI cuenta con cuatro personas, que se encargan de la gestión de seis servidores web y tres de datos. Además, un proyecto de PKI y un proyecto de ventanilla única corren sobre cuatro servidores cada uno. «Como somos una organización pequeña, ha supuesto un alivio la externalización del correo, que nos permite dedicarnos a más cosas», señala Ávila.

Clientes